Back

China y Rusia reforzarán su asociación “sin límites” en una reunión del jueves

FILE PHOTO: Russian President Vladimir Putin and Chinese President Xi Jinping attend a reception at the Kremlin in Moscow, Russia March 21, 2023. Sputnik/Pavel Byrkin/Kremlin via REUTERS ATTENTION EDITORS - THIS IMAGE WAS PROVIDED BY A THIRD PARTY./File Photo
FOTO DE ARCHIVO: El presidente ruso, Vladímir Putin, y el presidente chino, Xi Jinping, asisten a una recepción en el Kremlin, en Moscú (Reuters (SPUTNIK/)

En su primer viaje al extranjero desde que obtuvo un quinto mandato, el presidente ruso Vladimir Putin viajará a Beijing el jueves para reunirse con el líder chino Xi Jinping para reforzar los lazos con China y sus esfuerzos conjuntos para contrarrestar un orden global liderado por Estados Unidos.

El viaje se producirá apenas una semana después de que Xi visitara Europa por primera vez en cinco años y se negara a utilizar su influencia para presionar a Moscú para que pusiera fin a su guerra contra Ucrania. Además de brindar apoyo diplomático, China se ha convertido en un salvavidas económico crítico mientras Rusia hace frente a las crecientes sanciones occidentales.

Tanto Xi como Putin comparten una visión de un orden mundial “multipolar”, en el que los países liderados por China y Rusia puedan operar con un conjunto de reglas diferente a las establecidas por Estados Unidos y otras democracias liberales.

“Espero que tanto Rusia como China centren en gran medida su narrativa en los fracasos de Occidente y, en particular, de Estados Unidos, incluso si no se mencionan directamente”, dijo Meia Nouwens, investigadora principal de política de seguridad y defensa de China en el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos, un grupo de expertos con sede en Londres.

El viaje de Putin, que se produjo justo después de la visita de Xi a Europa, “indica que Beijing no ha cambiado la forma en que ve su relación bilateral con Rusia, a pesar de los constantes llamados de los líderes europeos para detener el apoyo de China a la economía de guerra y la industria de defensa de Rusia”, agregó Nouwens.

Putin estará en China hasta el viernes y visitará Beijing y la ciudad norteña de Harbin, cerca de la frontera con Rusia, dijo el servicio de prensa del Kremlin.

Añadió que los dos líderes “tendrán un intercambio sustancial de opiniones sobre los asuntos globales y regionales más urgentes”. Las negociaciones finalizarán con la firma de una declaración conjunta de los Jefes de Estado y una serie de documentos bilaterales, informó el servicio de prensa.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China dijo el martes que Xi y Putin “intercambiarán puntos de vista sobre las relaciones bilaterales”.

La reunión entre Xi y Putin será su primera cumbre bilateral desde el viaje del líder chino al Kremlin en marzo de 2023, cuando los dos líderes prometieron profundizar la cooperación política y económica entre China y Rusia. Putin y Xi también se reunieron en octubre cuando el líder ruso, entre otros, viajó a Beijing para conmemorar los 10 años de la Iniciativa de la Franja y la Ruta, el proyecto económico y exterior emblemático de Xi.

Xi Jinping y Vladimir Putin durante un encuentro en Moscú (Europa Press)
Xi Jinping y Vladimir Putin durante un encuentro en Moscú (Europa Press) (-/Kermlin/Dpa/)

Se espera que esta semana los dos refuercen su asociación “sin límites”, declarada apenas unas semanas antes de la invasión. China es ahora uno de los únicos socios comerciales y amigos de Rusia que le quedan en el escenario mundial.

La importancia de China para Rusia ha crecido exponencialmente desde la invasión de 2022: como comprador de energía rusa, como fuente de componentes que pueden usarse en la producción militar y como socio diplomático, brindando apoyo tácito a una guerra que ha matado a cientos de miles de personas. de civiles y soldados.

El Kremlin enfatizó que el viaje a China sería el primer viaje de Putin al extranjero desde su toma de posesión la semana pasada para un quinto mandato, lo que señala la importancia de la relación para Moscú.

Putin y Xi comparten una causa común en su objetivo de remodelar el poder global y poner fin al dominio de Estados Unidos en los asuntos mundiales. Si bien China ha publicado un vago plan de paz y ha pedido el fin de la guerra en Ucrania, no ha expresado fuertes críticas a la invasión y toma de territorio no provocadas por Rusia, ambas claras violaciones de la Carta de la ONU.

A medida que Rusia lanza nuevas operaciones ofensivas en Ucrania, busca estabilizar las relaciones del país con China, incluido el comercio y la energía, dijo Zhao Minghao, profesor del Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad Fudan en Shanghai.

“Putin, ante la presión de Estados Unidos y los países occidentales, debe garantizar esta asociación estratégica con China”, dijo Zhao, añadiendo que la asociación es igualmente crucial para China.

Alexander Gabuev, analista de Rusia y China del Centro Carnegie Rusia Eurasia, dijo que Moscú ahora sopesa todos sus vínculos exteriores basándose en la guerra y en el beneficio de cualquier relación determinada en su postura cada vez más hostil hacia Occidente.

“La guerra se ha convertido en el principio organizador de la política exterior de Putin”, escribió Gabuev en comentarios sobre X. “Ahora evalúa cada relación a través de una lente de tres consideraciones: si esta relación puede ayudar en el campo de batalla en Ucrania; si puede ayudar a sostener la economía rusa y eludir las sanciones, si puede ayudar a Moscú a responder a Occidente y castigar a Estados Unidos y sus aliados por apoyar a Kiev”. China, señaló, cumplía los tres requisitos de Rusia.

Joe Biden en una reunión bilateral con el Presidente de Ucrania, Volodimir Zelensky en la Oficina Oval de la Casa Blanca (Europa Press/Adam Schultz)
Joe Biden en una reunión bilateral con el Presidente de Ucrania, Volodimir Zelensky en la Oficina Oval de la Casa Blanca (Europa Press/Adam Schultz) (Europa Press/Contacto/Adam Schul/)

El comercio de China con Rusia alcanzó un récord de 240 mil millones de dólares en 2023, un 63% más que en 2021, antes de la invasión, y alcanzando una meta que planeaban alcanzar para 2024. Durante ese tiempo, las exportaciones de productos electrónicos chinos necesarios para producir sistemas de armas guiadas con precisión aumentaron, según muestran los datos de las aduanas chinas.

Pero los flujos comerciales han aumentado en ambas direcciones. El año pasado, Rusia se convirtió en el mayor proveedor de petróleo de China cuando Beijing aprovechó sus precios reducidos. Las sanciones occidentales significan que a Rusia le quedan relativamente pocos clientes importantes.

Con el aislamiento de Rusia y la pérdida de Europa como su principal mercado para vender gas y petróleo, Rusia ha recurrido a China y la India como sus principales clientes. Sin embargo, Gazprom, el gigante estatal ruso del gas, informó en las últimas semanas de su primera pérdida en décadas, aumentando el entusiasmo de Moscú por firmar un acuerdo de gas largamente demorado con China llamado el Poder de Siberia 2.

El gasoducto Power of Siberia 2, una vez construido, exportará gas desde los campos de la península de Yamal en Siberia occidental, a través del este de Mongolia hasta el norte de China, en un tramo de más de 2.000 kilómetros.

Se espera que transporte 50 mil millones de metros cúbicos de gas a China, el mayor consumidor de energía del mundo.

Pero China ha retrasado un acuerdo final, lo que ha impulsado una dura negociación sobre el precio del gas. Si se llega a un acuerdo, se espera que la construcción del oleoducto comience este año; sin embargo, el gas no fluirá hasta finales de la década.

Beijing importó 107 millones de toneladas de petróleo crudo ruso en 2023, un aumento del 24% en comparación con 2022, dijo este mes Zhang Hanhui, embajador de China en Moscú, a Rossiya Segodnya, un grupo de medios controlado por el estado ruso.

“Esta [visita] demuestra que la confianza mutua entre China y Rusia ha alcanzado un nuevo pináculo en la historia”, dijo Wang Yiwei, director del Instituto de Asuntos Internacionales de la Universidad Renmin de Beijing.

Dada la visita programada a Harbin, en la provincia nororiental china de Heilongjiang, los dos líderes podrían discutir medidas centradas en el desarrollo económico a lo largo de la región fronteriza del Lejano Oriente, dijo Wang.

“Existe un gran potencial para la colaboración económica entre China y Rusia”, añadió Wang.

Putin también podría utilizar esta visita a Asia para cumplir su promesa de visitar al líder norcoreano Kim Jong Un, quien viajó al Lejano Oriente de Rusia el año pasado para una inusual cumbre en persona con Putin, y calificó las relaciones con Rusia como su máxima prioridad. Kim prometió pleno apoyo a Putin y su gobierno en medio de su guerra en Ucrania.

La cooperación militar entre Rusia y Corea del Norte se ha intensificado desde la invasión y, según se informa, Pyongyang proporcionó a Moscú municiones muy necesarias y otras armas para reponer sus menguantes suministros para la guerra en Ucrania.

Corea del Norte, que también enfrenta una serie de sanciones internacionales relacionadas con su programa nuclear y de armas, quiere demostrar que apoya a Rusia frente al aislamiento económico liderado por Estados Unidos.

Putin visitó Pyongyang por última vez en 2000, cuando se reunió con Kim Jong Il, el padre del actual líder.

© 2024, The Washington Post

admin
admin
https://1lockers.net