Back

Esto te puede ocurrir si tomas el agua de la llave en la CDMX, según expertos

refranes, dichos, méxico
La Ciudad de México enfrenta actualmente desafíos críticos relacionados con el suministro y la distribución de agua. / Imagen: Jovani Perez/Infobae México

La historia de las tuberías de agua en la Ciudad de México es un relato de adaptación y evolución tecnológica. En la época prehispánica, los mexicas construyeron acueductos para transportar agua desde manantiales lejanos, como el acueducto de Chapultepec. Este sistema servía a Tenochtitlán, la capital del imperio azteca, y permitía una distribución relativamente eficiente del agua.

Con la llegada de los españoles en el siglo XVI, se construyeron nuevas infraestructuras para el suministro de agua, incluyendo acueductos como el de Chapultepec, rehabilitado y ampliado por instrucciones de Hernán Cortés. A lo largo del período colonial, se mantuvieron y mejoraron estos sistemas, pero la necesidad de un suministro más robusto se hizo evidente conforme la población creció.

En el siglo XIX, las autoridades comenzaron a implementar proyectos más ambiciosos, como las obras de desagüe del Valle de México, que buscaban resolver tanto el problema de las inundaciones como el suministro de agua potable.

A finales del siglo XIX y principios del XX, se realizaron grandes obras hidráulicas, incluyendo la construcción del Sistema Cutzamala, que se convirtió en una de las principales fuentes de agua para la capital.

El agua tratada es agua que ha pasado por procesos de purificación y saneamiento para eliminar contaminantes y residuos. / REUTERS/Eric Thayer
El agua tratada es agua que ha pasado por procesos de purificación y saneamiento para eliminar contaminantes y residuos. / REUTERS/Eric Thayer (ERIC THAYER/)

Durante el siglo XX, la red de tuberías se expandió de manera significativa, adaptándose a las necesidades de una ciudad en constante crecimiento. Sin embargo, esta expansión fue a menudo desordenada y poco sostenible, resultando en una infraestructura compleja y en algunos casos obsoleta. A finales del siglo XX y principios del XXI, el reto principal se centró en la detección y reparación de fugas, así como en la modernización de la infraestructura existente.

La Ciudad de México enfrenta actualmente desafíos críticos relacionados con el suministro y la distribución de agua, incluyendo la sobreexplotación de mantos acuíferos y problemas recurrentes de calidad del agua, lo que subraya la necesidad de una gestión más eficiente y sostenible del recurso hídrico.

La diferencia entre agua tratada y purificada

El agua tratada es agua que ha pasado por procesos de purificación y saneamiento para eliminar contaminantes y residuos. Estos procesos pueden incluir filtración, sedimentación, desinfección y tratamientos químicos, entre otros.

Por ende, el objetivo principal del tratamiento del agua es hacerla segura para usos industriales, agrícolas o recreativos, reduciendo la carga de contaminantes y microorganismos que podrían ser perjudiciales. Sin embargo, el agua tratada no siempre cumple con los estándares de calidad necesarios para ser considerada potable.

agua
Consumir agua de la llave sin tratamiento puede exponer a riesgos de salud, como infecciones gastrointestinales, diarrea y enfermedades bacterianas como la E. coli / FOTO: ISAAC ESQUIVEL /CUARTOSCURO.COM (Isaac Esquivel/)

Por otro lado, el agua para beber, también conocida como agua potable, es aquella que ha sido tratada y purificada para cumplir con estrictas normas de calidad, garantizando que sea segura para el consumo humano.

Estas normas varían según los países y organismos de salud, pero generalmente incluyen límites muy bajos de contaminantes químicos, bacteriológicos y radiológicos. Además del tratamiento avanzado que elimina casi todas las impurezas, el agua potable es sometida a un monitoreo constante para asegurar su calidad.

Por ello, solo debemos entender que la diferencia principal entre agua tratada y agua para beber radica en los niveles de purificación y en los estándares de calidad que cumplen, siendo el agua potable la más segura para el consumo humano.

¿Puedo beber agua de la llave?

Beber agua de la llave en la Ciudad de México no es recomendado. Aunque el Sistema de Aguas de la Ciudad de México y otros organismos tratan el agua para hacerla potable, la infraestructura de distribución es antigua y susceptible a contaminantes. Las tuberías viejas y las fugas pueden introducir bacterias, metales pesados y otros contaminantes en el agua antes de que llegue a tu grifo.

Consumir agua de la llave sin tratamiento puede exponer a riesgos de salud, como infecciones gastrointestinales, diarrea y enfermedades bacterianas como la E. coli. En casos extremos, puede conducir a problemas más graves si hay presencia de contaminantes químicos.

Pipas de agua CDMX
La diferencia principal entre agua tratada y agua para beber radica en los niveles de purificación y en los estándares de calidad. / (Jorge Contreras/Infobae México)

Para garantizar la seguridad, se recomienda consumir agua embotellada o utilizar sistemas de filtración de alta calidad en el hogar, como filtros de carbón activado o purificadores de agua, para reducir los riesgos asociados con el agua de la llave en la Ciudad de México.

admin
admin
https://1lockers.net