Back

La cerveza y los anticonceptivos: la carnada de los demócratas para atraer a los votantes jóvenes

Se organizan conciertos y eventos de entretenimiento en estados clave como Pensilvania y Arizona. (Rebecca Noble/The Washington Post)
Se organizan conciertos y eventos de entretenimiento en estados clave como Pensilvania y Arizona. (Rebecca Noble/The Washington Post) (Rebecca Noble/)

Hola, joven votante.

¿Has superado ya las elecciones presidenciales? ¿Te deprimen los abueletes que encabezan las listas de los dos grandes partidos? ¿Sientes que la política no tiene nada que ver con tu vida?

Un grupo de donantes demócratas cree haber encontrado una cura para lo que te aflige, por mucho que los propios donantes se asusten por el malestar generalizado de la juventud, dados los problemas del Presidente Biden en las encuestas.

Quieren que la política parezca diferente en los siete estados que decidirán la presidencia: como una fiesta de baile, un espectáculo de comedia o un lugar para relajarse. A veces habrá cerveza gratis, manicuras, limpiabotas, sorteos de cheques de alquiler, reparto de píldoras anticonceptivas o toallas refrescantes. Todo lo que tienes que hacer es presentarte, como si fuera el domingo del Super Bowl, y pertenecer a algo más grande. Ah, y puede que alguien mencione el voto en algún momento.

“Nadie organiza más fiestas simultáneas que nosotros”, dijo sobre los estadounidenses Dmitri Mehlhorn, asesor de donantes de demócratas multimillonarios como el fundador de LinkedIn, Reid Hoffman. “En esos estados hay 2,2 millones de seres humanos menores de 45 años que simplemente no votan, pero hacen todo tipo de otras cosas cívicas”.

El nuevo impulso -financiado con millones de dólares por el grupo de Mehlhorn, Investing in US, y otros- se está probando ahora en estados indecisos como Pensilvania y Arizona. El objetivo son los votantes más jóvenes de las principales áreas metropolitanas de algunos estados clave que, si votan, tienden a decantarse por los demócratas.

Las primeras encuestas sugieren que están más desconectados de la conversación política, lo que podría hundir las esperanzas demócratas de conservar la Casa Blanca. Los resultados del actual proyecto piloto determinarán la financiación de los actos de este otoño.

“Atraer a la gente a actos culturales no es difícil. La clave es que sea divertido y que no haya pesimismo”, explica Kevin Mack, estratega jefe de The Voter Project, que ha organizado fiestas esta primavera en toda Pensilvania para poner a prueba la teoría, bajo el lema “Levántate fuerte 24″. “Tomarán medidas automáticamente. No es un gran empujón”.

Los resultados de las encuestas muestran que los jóvenes están más desconectados de la conversación política. (Rebecca Noble/The Washington Post)
Los resultados de las encuestas muestran que los jóvenes están más desconectados de la conversación política. (Rebecca Noble/The Washington Post) (Rebecca Noble/)

El objetivo de Mack es conseguir que en noviembre voten 100.024 jóvenes que, de otro modo, no lo habrían hecho este año. Este año organizó un concierto en el condado de Bucks antes de las elecciones especiales de febrero, en el que ofreció camiones de comida, cerveza y la actuación de una banda, Couch, que vino desde Boston.

Recientemente se hizo cargo de un centro comunitario en Filadelfia, con charlas para artistas, oportunidades para conocer gente y, lo más notable, un sorteo que regalaba un mes de alquiler a las personas que comprobaran su registro de votantes. Hay planes para una especie de villa olímpica el próximo agosto en Filadelfia, para celebrar a los atletas en París. La cerveza gratis también está en la agenda de otoño.

En Phoenix, el sábado, un grupo llamado Vote for Abortion recorrió la ciudad en un autobús repartiendo anticonceptivos de emergencia y productos de higiene femenina gratuitos para crear expectativa ante un concierto al mediodía de Lauren Jauregui, con DJs y apariciones de influencers locales y de la actriz Busy Philipps. El nombre de Biden no ocupó un lugar central en la campaña.

Otros grupos están explorando la idea de organizar fiestas a primera hora de la mañana cerca de los puntos de votación anticipada en estados como Pensilvania, donde este año habrá cinco fines de semana de votación anticipada en algunos condados. Un grupo llamado Pizza a las urnas planea repetir sus esfuerzos repartiendo comida a la gente que hace largas colas el día de las elecciones.

“En cierto modo, es muy del siglo XIX”, afirma Donald Green, politólogo de la Universidad de Columbia, que ha estudiado la eficacia de organizar fiestas cerca de los colegios electorales para captar el voto. “Antes de las llamadas reformas de la era progresista de la década de 1880, tenías una banda de música, tenías entretenimiento, tenías whisky gratis para un electorado sólo masculino”.

Desde entonces, las leyes estatales y federales prohíben dar whisky o cualquier otra cosa de valor a cambio de un voto o un registro electoral. Pero las leyes electorales estatales no impiden, por lo general, regalar dinero, comida u otro tipo de disfrute para fomentar la participación cívica o en las proximidades de la votación.

El objetivo específico es que 100.024 jóvenes voten en noviembre, quienes de otro modo no lo harían. (Rebecca Noble/The Washington Post)
El objetivo específico es que 100.024 jóvenes voten en noviembre, quienes de otro modo no lo harían. (Rebecca Noble/The Washington Post) (Rebecca Noble/)

Las organizaciones sin ánimo de lucro que utilizan donaciones deducibles de impuestos de donantes anónimos pueden pagarlo todo siempre que el esfuerzo no fomente la fidelidad a un partido o candidato. Los sorteos suelen estar permitidos siempre que haya formas de participar sin realizar ninguna acción solicitada.

“Tienes que poder beberte la cerveza tanto si has votado como si no”, afirma Brian Svoboda, abogado especializado en financiación de campañas de Perkins Coie LLP.

Las campañas políticas llevan mucho tiempo ofreciendo regalos de algún tipo, asumiendo los costes de las comidas de Pizza Ranch antes de los caucus de Iowa o pagando los enormes espectáculos que a Trump le gusta montar en los mítines. Pero la campaña de Trump sigue burlándose de la idea de que los donantes que apoyan a Biden necesiten gastar tanto para crear conexiones con adultos jóvenes, incluso proporcionando alcohol en los actos.

“La única manera de que los aliados de un líder débil, fracasado y corrupto puedan atraer a la población a continuar cuatro años más de políticas desastrosas es emborrachándolos. Biden debería dejar de tratar a los votantes jóvenes, afroamericanos e hispanos como si fueran estúpidos”, dijo en un comunicado Chris LaCivita, uno de los principales asesores de la campaña de Trump. “Sus financiadores liberales dejarán de pagar las facturas del alquiler y de organizar fiestas de barrio en cuanto acaben las elecciones, y volverán a ignorar sus intereses como siempre han hecho”.

Green ha realizado múltiples estudios desde 2005 sobre los efectos en la participación de las fiestas celebradas cerca de los colegios electorales cuando hay elecciones. Los resultados varían, dependiendo de todo, desde el tiempo atmosférico hasta el caché y la habilidad de los organizadores de la fiesta, afirma. Pero cuando los actos funcionan, pueden aumentar la participación entre cuatro y seis puntos porcentuales, con un coste por voto inferior al de otras tácticas como el sondeo puerta a puerta y las llamadas telefónicas.

Hace tiempo que saltaron las alarmas sobre una creciente desconexión entre los votantes jóvenes y la política y sus instituciones. Una encuesta del Instituto de Política de la Harvard Kennedy School reveló una caída del 60% desde 2015 en la proporción de estadounidenses de entre 18 y 29 años que afirman tener “confianza en el presidente.” Un tercio de los estudiantes universitarios afirma sentirse incómodo al compartir sus opiniones políticas por miedo a la censura o a repercusiones negativas.

Pensilvania y Arizona son dos de los estados donde ya se están realizando estas actividades. (Rebecca Noble/The Washington Post)
Pensilvania y Arizona son dos de los estados donde ya se están realizando estas actividades. (Rebecca Noble/The Washington Post) (Rebecca Noble/)

“Ahora que lo pienso, probablemente debería hablar más de ello”, dijo Isabella Sánchez Castañeda, de 26 años, productora de podcasts que participó en uno de los recientes eventos de Stand Up Strong en Filadelfia, donde se regalaron unos 8.000 dólares en dinero de alquiler a través de un sorteo. “Creo que no es más que un síntoma de agotamiento y un síntoma de: “¿Qué vamos a hacer a estas alturas?””.

La resaca de la pandemia y el aislamiento del ciclo de la campaña de 2020 también influyen en la forma en que los donantes demócratas abordan el reto de animar a los adultos jóvenes a tomar la decisión electoral que la mayoría de los estadounidenses nunca quisieron.

“Creo que, debido a la pandemia y a la pesadez general que se respira en estos momentos -la epidemia de soledad-, existen pruebas fehacientes de que celebrar estas reuniones en persona y hacer que se conozcan cara a cara es beneficioso tanto para ellos como para la causa”, afirmó Ashley Spillane, fundadora del Proyecto de Responsabilidad Cívica. Spillane dirigió Rock the Vote, un grupo que desde hace tiempo intenta aumentar el número de votantes con talento musical.

Una iniciativa llamada Mente intenta utilizar explícitamente las necesidades de salud mental para introducirse en la cultura juvenil latina de Arizona. El grupo ha intentado llamar la atención con un sorteo para regalar entradas para Bad Bunny, patrocinando un festival de comedia y montando una carpa chill-out con toallas y limpiabotas gratuitos en un reciente festival de música mexicana en Phoenix. Ofrecían consejos sobre salud mental y conversación, y luego sugerían que la gente también comprobara su censo electoral.

“Los mensajes de voto no van a llegar a las personas que nunca han visto llegar el voto. Estas personas están sufriendo. Están en crisis”, afirmó Dan McSwain, cofundador del grupo y con experiencia en marketing. “Nuestro mensaje es que estos sistemas sólo van a seguir fallándoles si no se implican”.

Según Mehlhorn, hasta finales del verano y principios del otoño no se tomarán decisiones definitivas sobre la cantidad que se invertirá en este tipo de iniciativas para atraer a los jóvenes descontentos. Una posibilidad es que las empresas se aferren a los proyectos como una oportunidad de comercializar sus propios productos entre el mismo grupo demográfico de difícil acceso.

En el acto Vote for Abortion del sábado, los regalos se financiaron mediante asociaciones con ItsAugust, fabricante de tampones y compresas higiénicas, y Julie, fabricante de una píldora anticonceptiva de emergencia aprobada por la FDA. Mente también estuvo presente en el acto. “En lugar de intentar reinventar la rueda, vamos a su encuentro”, afirma Jenny Kay, una de las organizadoras. “Vamos hacia ellos”.

(c) 2024, The Washington Post

admin
admin
https://1lockers.net