Back

La industria del carbón borra del mapa a un histórico pueblo alemán

Las excavaciones han destruido más de dos tercios de los edificios. (EFE/Archivo/Georgi Livocski)
Las excavaciones han destruido más de dos tercios de los edificios. (EFE/Archivo/Georgi Livocski)
(GEORGI LICOVSKI GEORGI LICOVSKI/)

El pueblo de Mühlrose, en el extremo este de Alemania, ha sobrevivido desde el siglo XIII a guerras, incendios, señores sin escrúpulos, la división del país y su reunificación. Ahora sus 200 habitantes hacen las maletas y se van a causa de una industria que creían que también iba a pasar a la historia. Mühlrose será borrada del mapa para dar paso a una mina de carbón.

“Rescatemos nuestra bella Mühlrose”, se puede leer en un panfleto colocado en una casa de ladrillos rojos, con las ventanas cerradas y los postigos cerrados.

Uno de los últimos habitantes de la ciudad, Detlef Hottas, vive en una casa de campo con su esposa, además de algunas ovejas y gallinas. A sus 64 años, recorre las calles desiertas en una silla de ruedas eléctrica antes de que él también deba mudarse a finales de año. “No quería volver a instalarme, porque nací aquí”, dice. “Este es mi hogar”.

Mühlrose se encuentra en la región donde convergen la República Checa, Polonia y la ex Alemania del Este, el centro de la minería de carbón de la Europa comunista. Sin embargo, más que un símbolo de una era pasada, es el último ejemplo de cómo el continente lucha por deshacerse de este combustible sucio después de que la guerra de Rusia en Ucrania trastocara el suministro de energía.

Alemania, cuya coalición gobernante incluye al Partido Verde ecologista, quiere acelerar los planes para abandonar por completo el carbón a medida que se suman más fuentes de energía renovables a la mezcla. Pero la mayor economía de Europa ha dependido en gran medida de ese combustible para la producción de electricidad después de que se suspendiera el gas procedente de Rusia y se mantuviera firme en un plan para apagar sus reactores nucleares.

El resultado es que una gigantesca mina de carbón a cielo abierto se acerca a Mühlrose a medida que la empresa de generación de energía Lausitz Energie Bergbau AG (LEAG) se expande y extraerá lignito, el llamado lignito de baja calidad. A finales de junio, los trabajos de demolición estaban en pleno apogeo. Las excavaciones han destruido más de dos tercios de los edificios. Solo quedan unas pocas casas con carteles de “prohibido el paso”. El vapor de las torres de refrigeración de la central eléctrica alimentada con carbón se eleva en el horizonte.

Los países quieren deshacerse del carbón, especialmente del lignito(REUTERS/Jason Lee)
Los países quieren deshacerse del carbón, especialmente del lignito(REUTERS/Jason Lee) (Jason Lee/)

“Para mí es algo increíble”, dice Jadwiga Mahling, pastora protestante que vive en la parroquia desde hace una década. “Todo el mundo habla de la transición energética, pero aquí estamos tomando decisiones que tienen como único objetivo el beneficio económico”.

Martin Klausch, el funcionario de LEAG a cargo del reasentamiento, dice que la empresa ha hecho todo lo posible para facilitar la transición a quienes viven en la ciudad. “No queremos que nadie se vea perjudicado económicamente como resultado de la reubicación”, dice Klausch.

Los países quieren deshacerse del carbón, especialmente del lignito, una variedad más contaminante. Incluso en Polonia, la economía más dependiente del carbón de la Unión Europea, el gobierno ha acordado una transición con poderosos sindicatos mineros, aunque se trata de un proceso lento hacia una eliminación total para 2049.

La cuestión es el momento oportuno, especialmente cuando los partidos de extrema derecha están ganando terreno al amplificar el temor popular sobre el costo del paquete de iniciativas verdes de la UE. El gobierno alemán llegó a un acuerdo con el gigante del carbón RWE AG para dejar de utilizar el combustible en 2030, ocho años antes de lo previsto, lo que salvará a más pueblos de la excavadora.

Pero LEAG, parte del imperio del multimillonario checo Daniel Kretinsky, quiere tener acceso al carbón de Mühlrose antes de abandonar la industria. La empresa presentó su solicitud de explotación minera en marzo y la autoridad regional estatal dice que la está evaluando.

El ministro de Economía y Acción Climática de Alemania, Robert Habeck, del Partido Verde, dijo en una conferencia de prensa en Berlín a principios de junio que el lignito había asegurado la riqueza del país en el pasado, pero que su tiempo se está acabando. Sin embargo, es poco lo que puede hacer debido a los contratos firmados por el gobierno anterior con las empresas mineras, que ahora obstaculizan los esfuerzos políticos para deshacerse del carbón.

En lugar de ello, Habeck anunció un paquete de ayuda para LEAG en línea con un acuerdo anterior: al menos 1.200 millones de euros (1.300 millones de dólares) para cubrir el coste de las pérdidas de empleos y la restauración de la tierra después de que termine la minería, pero para el año objetivo original de 2038.

Después de la Segunda Guerra Mundial, el gobierno comunista de la antigua Alemania del Este decidió basar casi todo su programa energético en lignito (Foto AP/Hajarah Nalwadda, Archivo)
Después de la Segunda Guerra Mundial, el gobierno comunista de la antigua Alemania del Este decidió basar casi todo su programa energético en lignito (Foto AP/Hajarah Nalwadda, Archivo) (Hajarah Nalwadda/)

Habeck espera que las fuerzas del mercado estimulen una salida temprana, ya que la caída de los precios de la energía y el aumento de los costes de la contaminación del medio ambiente hacen que sea cada vez menos rentable quemar combustible fósil en Alemania. Josephine Semb, investigadora de la Universidad Europea de Flensburg, coautora de un estudio sobre la minería de lignito publicado a fines de junio, dice que la minería bajo Mühlrose sería antieconómica.

LEAG no cree que sea así. Según Thorsten Kramer, director general de LEAG, la empresa está considerando diferentes escenarios para su negocio de lignito. “Partimos de la base de que seguiremos generando ingresos hasta 2038″, afirma. Pocas protestas se han producido como las que estallaron el año pasado en otras partes de Alemania. RWE desató la ira de los activistas cuando decidió arrasar un último pueblo en Renania. Se produjo un enfrentamiento de alto perfil en el que participó la activista medioambiental sueca Greta Thunberg.

Mühlrose, que en su día albergaba a 600 habitantes, será el último pueblo que desaparezca. La situación se ha hecho esperar. Después de la Segunda Guerra Mundial, el gobierno comunista de la antigua Alemania del Este decidió basar casi todo su programa energético en lignito. En los años 60, el cementerio de Mühlrose tuvo que ceder su lugar a la minería, y luego una mayor parte del pueblo sucumbió a ella.

El último lignito salió de esa mina en 1997. Los residentes pensaron que los días de la minería habían terminado. Pero una década después, la empresa de servicios públicos sueca Vattenfall (propietaria de las operaciones mineras en ese momento) decidió lo contrario y anunció planes para una expansión.

Según Robert Sprejz, el alcalde de Mühlrose, hace cinco años, la mayoría de los habitantes de Mühlrose decidieron mudarse, después de casi tres décadas de lucha contra la expansión de la explotación de lignito. “Era su deseo volver a instalarse”, afirma. “Simplemente estaban hartos del ruido y el polvo. En el punto álgido de la explotación, teníamos que limpiar nuestras ventanas casi a diario”.

Aproximadamente la mitad de los habitantes se han mudado a un lugar de reasentamiento llamado Mühlrose-neu, a poca distancia en coche y que forma parte del pueblo de Schleife. LEAG espera hacerse con la propiedad de todo el terreno a finales de este año y empezar a excavar en 2029. Si la autoridad minera aprueba los planes de destrucción, los propietarios del bosque presentarán una denuncia judicial, afirma René Schuster, activista del grupo ecologista Liga Verde.

Si bien en el pasado hubo victorias judiciales contra los proyectos de explotación de lignito, “las sentencias a menudo llegaban demasiado tarde”, dice Mahling, el pastor. “Entonces sabíamos que lo que se había hecho era ilegal. Pero el pueblo y el bosque de todos modos habían desaparecido”.

A finales de junio, Mahling, con su vaporosa túnica clerical negra, celebró un servicio religioso improvisado al aire libre en la última franja de árboles cerca de la mina de lignito, al lado de la carretera por la que pasarán los camiones mineros a finales de año.

Los ambientalistas se unieron para honrar a algunos propietarios de bosques que se resistieron a desafiar a LEAG. Una pequeña mesa cubierta con un mantel blanco sirvió como altar sobre el césped. Los feligreses, algunos en pantalones cortos y camisetas, se sentaron en bancos que alguna vez se usaron en una cervecería. Los árboles que los rodeaban ya habían desaparecido, con máquinas cortando los tocones y las raíces.

Los habitantes de la aldea se han resignado a la pérdida de Mühlrose, un bastión de la minoría étnica sorbia en Alemania. Los sorbios, que cuentan con apenas 60.000 habitantes, son descendientes de tribus eslavas que vivían en esta región de Lusacia, a veces llamada Sorbia.

Mahling, que es sorbia e hija de un pastor protestante, habla sórbico y ofrece servicios bilingües. Ofició los funerales de las últimas mujeres sorbias que lucieron vestidos tradicionales, de encaje blanco adornado con flores de colores brillantes. Esto le recordó un dicho local: “Dios creó Lusacia, pero el diablo hizo el carbón que hay debajo”.

admin
admin
https://1lockers.net