Back

La prensa británica, fascinada por la ciudad más pequeña de España: “Tiene vistas impresionantes”

Con apenas 267 habitantes, la ciudad de Frías ha logrado llamar la atención de todo el mundo. Situada en Burgos, esta villa es reconocida por su impresionante arquitectura medieval y su pintoresco entorno natural que la ha convertido en toda una joya en la provincia. Dada su reducida población, está considerada la ciudad más pequeña de España, pero gracias a su rico conjunto medieval y todos sus encantos, ha cautivado a la prensa internacional. Tanto es así, que el medio británico The Sun recomienda este destino gracias a que “tiene unas vistas impresionantes”.

Fundada en la Edad Media, esta pequeña localidad ofrece un viaje en el tiempo a través de sus bien conservados monumentos y su impresionante entorno natural. Así, su origen se remonta al siglo IX, cuando el rey Alfonso VIII decidió apostar por este asentamiento para reforzar la frontera entre Castilla y Navarra y desde entonces se convirtió en un lugar estratégico. A su vez, el cerro de La Muela configura una de las imágenes más impresionantes y emblemáticas de Burgos, pues sobre su ladera, numerosas casas se suspenden en el vacío.

Un impresionante castillo

Frías (Burgos), la ciudad más pequeña de España (ShutterStock).
Frías (Burgos), la ciudad más pequeña de España (ShutterStock).

Frías recibió el título de ciudad en el año 1435 de la mano de Juan II de Castilla, pero su castillo es mucho anterior. Esta fortaleza medieval es uno de los principales monumentos de la localidad y no es para menos. Tiene su origen en el siglo XI y fue reconstruida en el siglo XV por mandato de Alfonso VII, para pasar posteriormente a los dominios de la familia Velasco. Por ello, a día de hoy recibe el nombre de castillo de los duques de Frías o el castillo de los Velasco.

En cuanto a su arquitectura, la fortaleza presenta una planta regular con una torre del homenaje accesible para los visitantes, desde donde se obtienen vistas panorámicas del pueblo y de los montes Obarenes, cuyas elevaciones promedio oscilan entre los 800 y 900 metros. El recinto incluye una plaza de armas y la mayoría de sus torres tienen forma circular. Además, posee un foso excavado en la roca y un puente levadizo.

Se puede visitar todos los días entre las 10:30 h y las 14:00 h, y las 16:00 h y las 19:30 h. Eso sí, el ayuntamiento avisa de que a partir del 15 de octubre el horario de cierre se adelantará hasta las 19:00 h. Recomendamos consultar la web del municipio para conocer cualquier modificación al respecto. Por su parte, las entradas se pueden adquirir en la oficina de turismo. Estas son las tarifas:

  • Entrada individual: 2 €/persona.
  • Entrada niños menores de 5 años: gratuita.
  • Entrada grupos: 1,5 €/persona (mínimo 20 personas).
  • Entrada grupos escolares: 1 €/persona (mínimo 20 alumnos de entre 6 y 16 años).

Un paseo por Frías

Frías, Burgos (Shutterstock).
Frías, Burgos (Shutterstock).

La mejor forma de disfrutar de Frías es pederse por su impresionante casco medieval. Declarado Conjunto Histórico, ofrece un laberinto de calles estrechas y empinadas que llevan a los visitantes a través de un escenario medieval prácticamente intacto. Así, la iglesia de San Vicente Mártir es otro de los monumentos imperdibles en la villa. Se trata de una construcción románica del siglo XIII que ha sido ampliada y modificada en siglos posteriores para incluir elementos góticos y renacentistas.

Su retablo mayor es particularmente notable debido a la complejidad y riqueza de su iconografía, lo que lo convierte en una visita obligada para los amantes del arte sacro. Por su parte, el puente medieval del siglo XIV es otra de las joyas arquitectónicas de la ciudad. Construido sobre el río Ebro, este puente es un testimonio de la ingeniería medieval y ha sido crucial en la historia del comercio y la movilidad de la región. A lo largo de los siglos, ha sobrevivido a numerosas inundaciones y conflictos, permaneciendo como un símbolo de la durabilidad y resiliencia de la ciudad.

Pero esto no es todo, pues uno de los grandes atractivos de la villa son las casas colgantes. Situadas en la ladera del cerro de La Muela, estas viviendas parecen desafiar las leyes de la física al estar construidas al borde de precipicios. Las casas están conectadas por pasadizos y balcones que ofrecen vistas inigualables del entorno, haciendo de cada paseo una experiencia visual única.

Sin embargo, Frías no es solo historia y arquitectura. Su entorno natural es igualmente impresionante. Situado en las cercanías del Parque Natural de Montes Obarenes-San Zadornil, Frías ofrece rutas de senderismo que permiten a los visitantes explorar la biodiversidad de la región. El parque está caracterizado por sus bosques de roble y haya, así como por su variada fauna, que incluye especies como el águila real y el corzo.

Cómo llegar

Desde Burgos, el viaje es de alrededor de 1 hora y 5 minutos por las vías N-I y BU-504. Por su parte, desde Bilbao el trayecto tiene una duración estimada de 1 hora y 30 minutos por la carretera AP-68 (hay peajes).

admin
admin
https://1lockers.net