Back

Los inmigrantes han utilizado durante mucho tiempo el crowdfunding comunitario. ¿Cómo funciona?

(Imagen Ilustrativa Infobae)
El “keh” se volvió menos esencial en los 90 pero la tradición de microfinanza comunitaria continúa floreciendo. (Imagen Ilustrativa Infobae)

Los fanáticos de la innovadora película de 1989 de Spike Lee, “Do the Right Thing”, pueden recordar a la joven pareja coreana que tenía una tienda de esquina en el vecindario de Bedford-Stuyvesant en Brooklyn. Un vecino se preguntaba con sospecha cómo personas que asumía eran recién llegadas habían acumulado suficiente dinero para abrir una tienda.

La escena, un vívido ejemplo de las tensiones raciales que la película exploraba, planteaba una pregunta intrigante: ¿Cómo pudieron los inmigrantes coreanos, algunos recién llegados y con poco dominio del inglés, abrir tantas tiendas en las grandes ciudades de Estados Unidos en los años 80 y 90?

Para muchos, la respuesta es el “keh”, una antigua tradición de financiamiento colectivo que, en su forma moderna, a veces se refiere como una asociación rotativa de ahorros y crédito (ROSCA, por sus siglas en inglés). Versiones de esta alternativa de financiamiento son comunes entre una variedad de inmigrantes que buscan abrir pequeños negocios en ausencia de opciones convencionales: América Latina tiene la tanda; África Occidental y el Caribe tienen el susu; China tiene el biao hui.

Estas tradiciones siguieron a muchos inmigrantes a Estados Unidos y aún siguen fuertes hoy en día. He aquí lo que hay que saber sobre ellas.

¿Cómo se desarrolló el sistema keh?

La primera mención escrita del keh data del siglo XIII en Corea, refiriéndose a un sistema de financiamiento para trabajadores agrícolas, según Kyeyoung Park, profesora de Antropología y Estudios Asiáticos Americanos en UCLA. Al no tener acceso al crédito y la banca, estos agricultores no tenían dinero y a menudo usaban sacos de arroz como moneda.

El keh resurgió una vez que terminó la guerra de Corea en 1953, cuando la economía estaba destruida y el capital era escaso, según Park. (Las mujeres a menudo dirigían el keh porque los hombres eran más propensos a ver pedir dinero como una pérdida de honor). Más tarde, cuando los coreanos comenzaron a emigrar a Estados Unidos en la década de 1970 – un tiempo en el que el gobierno coreano limitaba cuánto dinero podían sacar del país y el gobierno estadounidense a menudo les negaba préstamos de la Administración de Pequeñas Empresas (SBA) – las familias recurrieron nuevamente a esta alternativa.

¿Qué tan popular se volvió el keh? En 1979, The Washington Post informó que “un estimado del 50% de las pequeñas tiendas de abarrotes y comida para llevar” en el Distrito de Columbia eran propiedad de recién llegados coreanos, muchos de los cuales usaban fuentes de financiamiento comunitarias. Doce años después, otro artículo del Washington Post citó una estimación de la Asociación Coreana del Gran Washington de que alrededor del 80% de los hogares coreano-americanos “pertenecían al menos a un [keh]”. Otras grandes ciudades vieron un crecimiento similar. Una encuesta a pequeños empresarios coreano-americanos en el South Side de Chicago, por ejemplo, encontró que alrededor de un tercio de ellos recaudó capital a través de un keh, según un artículo de 1987 del Chicago Tribune.

Esto cambió solo en la década de 1990. Los bancos coreano-americanos expandieron sus operaciones; los préstamos de la SBA y otros financiamientos se volvieron más accesibles; y las comunidades coreanas se establecieron y se volvieron más prósperas. El keh se volvió cada vez menos esencial con el tiempo. Pero la tradición de la microfinanza comunitaria ha evolucionado y florecido en los años siguientes, al igual que la economía ha sido reformada por nuevas olas de inmigrantes.

(Imagen Ilustrativa Infobae)
En los años 70 y 80, muchos coreanos en Estados Unidos utilizaron el “keh” para abrir pequeños negocios. (Imagen Ilustrativa Infobae)

¿Cómo funciona el keh?

La estructura básica se ha mantenido intacta a lo largo de los siglos.

Un grupo de personas auto-seleccionadas, idealmente no más de unas pocas docenas, ponen dinero en un fondo una vez al mes. La recaudación del primer mes generalmente va a la persona que inició la colección; los miembros luego se turnan reclamando lo que necesitan hasta que todos hayan tomado su turno, y luego reinician el ciclo. En la comunidad de pequeños empresarios coreano-americanos, las ganancias de un solo mes pueden ser desde decenas de miles de dólares hasta más de un millón, dijo Park.

A diferencia de una inversión normal, los prestamistas del keh no ganan intereses ni obtienen equidad, y no tienen voz en el negocio. Y los prestatarios no ofrecen garantía ni tienen que devolver el préstamo. En cambio, su reembolso viene permaneciendo en el grupo y continuando con la contribución al fondo comunitario.

Desde un punto de vista de inversión, el keh no tiene sentido. En cambio, es mejor entenderlo como una red de apoyo financiero basada en la confianza y mantenida por la preocupación por la reputación. La razón por la cual el primer beneficiario del pago no huye con el dinero es que la vergüenza sería demasiado grande, explicó Park.

En el pueblo de mi padre… todos conocen a todos”, dijo. “Todos tienen mucho miedo de perder su reputación. En Corea, es grosero deber dinero.”

¿Por qué siguen operando las redes de préstamos entre inmigrantes?

Las comunidades inmigrantes aún enfrentan barreras arraigadas para obtener financiamiento, empeoradas por las altas tasas de interés y la restricción del crédito resultantes de la campaña antiinflacionaria de la Reserva Federal. Hoy en día, las altas tasas están haciendo más difícil y más caro obtener préstamos en general; según una encuesta de la Fed publicada en noviembre de 2023, la mayoría de los prestamistas encuestados informaron que tuvieron que endurecer el crédito mientras exigían puntajes de crédito más altos.

Los pequeños negocios de minorías se sienten especialmente apretados. Una encuesta de Goldman Sachs, emitida en octubre de 2023, informó que una mayor proporción de propietarios de pequeños negocios hispanos y negros están preocupados por acceder al capital en comparación con los encuestados blancos.

Para los nuevos inmigrantes, estos desafíos pueden también ser agravados por factores que van más allá de la economía – por ejemplo, la dificultad de los residentes indocumentados para acceder a préstamos bancarios.

Dolares
El “keh” es una antigua tradición coreana de financiamiento colectivo que data del siglo XIII y aún sigue vigente. (Imagen Ilustrativa Infobae)

¿Qué tan extendidas están las redes de préstamos entre inmigrantes?

Hay pocos datos concretos sobre las redes de tanda en las comunidades latinas en todo Estados Unidos, pero los expertos señalan su papel arraigado en ayudar al desarrollo empresarial.

Carlos Vélez-Ibáñez, profesor de antropología y estudios transfronterizos en la Universidad Estatal de Arizona, describe las tandas como omnipresentes en la cultura mexicana, incluso donde no se esperan. Cita un ejemplo de una tanda dirigida por personas a ambos lados de la frontera de Arizona-México que sincroniza los pagos con las fluctuaciones en la tasa de cambio peso-dólar para maximizar los rendimientos.

En cualquier lugar donde haya mexicanos, encontrarás tandas”, dijo Vélez-Ibáñez, cuyos títulos publicados incluyen “Bonds of Mutual Trust: The Cultural Systems of Rotating Credit Associations Among Urban Mexicans and Chicanos.”

Al igual que los agricultores coreanos hace siglos que recurrían al keh para obtener ayuda, la confianza mantiene estas redes en funcionamiento, dice Hugo Meza, fiscal adjunto del distrito en el condado de Santa Clara, California.

Las personas en estas comunidades de inmigrantes realmente dependen unas de otras,” dijo. “Lo último que quieren es ser marginados por su propia comunidad”.

¿Cómo está evolucionando la microfinanza de los inmigrantes en la economía actual?

Una organización que ha actualizado y ampliado este modelo a los tiempos actuales es Mission Asset Fund con sede en San Francisco, que ofrece servicios financieros, ayudas y préstamos para comunidades desatendidas, incluidos los inmigrantes. Su fundador y CEO, José Quiñonez, señala las maneras en que su modelo de préstamo inspirado en la tanda ofrece apoyo, desde ayudar a los participantes a pagar deudas preexistentes con altos intereses hasta ofrecer capital semilla (a menudo en forma de un préstamo sin intereses de USD 2,500) para los costos iniciales de un pequeño negocio.

El MAF también ayuda a las personas a construir crédito al “convertir préstamos informales en préstamos formales,” dijo Quiñonez. Como explicó: “Los clientes firman pagarés que permiten al fondo gestionar y prestar la actividad de pago a las tres principales agencias de crédito.” Debido a que el programa es tan exitoso, los puntajes de crédito de los participantes suben en promedio 168 puntos, mientras que el 90% de los que no tenían historial crediticio previo logran establecer crédito, según el MAF.

Meza creció en una familia mexicoamericana con profunda familiaridad con las tandas – su madre accedía a préstamos ocasionales en la imprenta en la que trabajó durante dos décadas. “Un mes podía llegar a casa con USD 1,000 adicionales en el bolsillo, y su sonrisa sería un poco más grande”, dijo.

Otra ventaja es que una tanda también puede organizarse para adaptarse a las circunstancias familiares, señaló. “Supongamos que una familia tiene a un niño prodigio del fútbol y es invitado al torneo de fútbol en Dallas pero no tiene los fondos para ir”, dijo. “Pueden iniciar una tanda”.

En su trabajo, Meza dijo que trabaja con inmigrantes que enfrentan presiones financieras similares. “Sea porque la primera generación siempre desconfía de las instituciones financieras, o sea por encontrar un sentido de comunidad, todavía recibo preguntas sobre tandas cuando asisto a asociaciones vecinales”, agregó.

(c) 2024, The Washington Post

admin
admin
https://1lockers.net