Back

Quedó ciego, cayó en coma a 8.000 metros de altura y resucitó: la épica historia del hombre que regresó de la muerte en el Everest

Beck Weathers
Las consecuencias físicas para Beck Weathers incluyeron la amputación de sus manos y la reconstrucción de su rostro

Beck Weathers nació en Texas en 1946. Patólogo de profesión, siempre sintió una atracción irresistible por la aventura y las alturas. En mayo de 1996, con 50 años, decidió enfrentarse a la cima más alta del mundo: el Everest. La montaña de 8.848 metros representaba, para él, no solo un desafío físico, sino también un escape de su vida cotidiana y sus luchas internas, especialmente contra la depresión que lo había acompañado desde joven.

El 10 de mayo de 1996, Weathers y su equipo comenzaron el ascenso final. El aire enrarecido y el frío extremo no tardaron en pasar factura. Pronto, Weathers se dio cuenta de que algo estaba mal: su visión se deterioraba rápidamente. La ceguera temporal, causada por una cirugía ocular previa y la exposición a la radiación ultravioleta a gran altitud, lo obligó a detenerse. Decidió esperar en el Balcón, a unos 8.000 metros de altura, con la esperanza de que sus compañeros lo recogieran al regresar de la cumbre.

Entonces, una terrible tormenta se desató sobre la montaña. El viento y la nieve convirtieron el Everest en un infierno blanco. La expedición se dispersó y Beck quedó solo, abandonado en la ladera helada. La temperatura descendió drásticamente y Weathers cayó en un coma hipotérmico. Cubierto de nieve y con sus extremidades congeladas, su cuerpo se rindió al frío. Sus compañeros, al encontrarlo en ese estado, lo dieron por muerto. La noticia fue comunicada a su familia, quienes comenzaron a enfrentar la devastadora realidad de su pérdida.

Una tormenta feroz dejó a Beck Weathers, gravemente congelado y en coma, solo en la ladera del Everest (EFE)
Una tormenta feroz dejó a Beck Weathers, gravemente congelado y en coma, solo en la ladera del Everest (EFE)
(MARTIN ATHENSTAEDT/)

En el silencio helado de la montaña, Beck Weathers yacía inmóvil, su cuerpo casi completamente enterrado bajo la nieve. Los alpinistas que lo encontraron, cubierto de escarcha y con las manos y el rostro congelados, ya no esperaban milagros. Sin embargo, mientras el sol descendía y el frío se volvía aún más mortal, algo en Beck se rebeló contra la quietud de la muerte. En un acto de voluntad inexplicable, Beck Weathers despertó. Ciego y con el instinto como único guía, comenzó a moverse.

El poder del sol, incluso en ese entorno inhóspito, había calentado su ropa lo suficiente como para devolverle una chispa de vida. Beck se levantó del coma hipotérmico, ciego, pero decidido a no rendirse. A tientas, comenzó a descender, confiando únicamente en su instinto. Cada paso era una batalla contra el frío y el dolor, pero la visión de su esposa y sus hijos, tan vívida y real, lo empujaba a seguir adelante.

Llegar al campamento fue un milagro en sí mismo. Beck apareció ante sus compañeros como un espectro, la piel ennegrecida por el congelamiento, los labios agrietados y la mirada vacía. Sin embargo, estaba vivo. Había sobrevivido tres días sin comer y dos sin beber, guiado solo por la imagen de su familia,

Recuperación y adaptación de Beck Weathers

La evacuación en helicóptero fue solo el comienzo de una nueva odisea. Beck Weathers fue trasladado a un campamento a menor altitud y, posteriormente, a un hospital. La lucha por su vida continuó en la mesa de operaciones. Sus manos, gravemente dañadas por el congelamiento, tuvieron que ser amputadas: la derecha hasta el codo y varios dedos de la izquierda. Su rostro, desfigurado por la helada, también necesitó reconstrucción. La nariz fue reconstruida usando tejidos de otras partes de su cuerpo.

Beck Weathers
Beck Weathers se enfrentó al Everest a los 50 años, buscando un desafío físico y un escape de su depresión

Pero la recuperación física, aunque dolorosa y extensa, fue solo una parte del proceso. Los aspectos emocionales y psicológicos de su resurrección presentaron desafíos aún mayores. Beck se enfrentó a una profunda revalorización de su existencia. Las cicatrices visibles en su cuerpo eran un recordatorio constante de su batalla con la montaña, pero también de su triunfo sobre la muerte.

Reinventarse a sí mismo fue una tarea titánica. La depresión, que lo había acompañado durante gran parte de su vida, amenazaba con resurgir en medio de la adversidad. Sin embargo, Beck encontró en su experiencia una nueva fuente de fortaleza. Cada día se convirtió en una oportunidad para redescubrir el valor de las pequeñas cosas, para reafirmar su amor por su familia y para encontrar razones para seguir adelante.

La relación con su esposa, Peach, y sus hijos se transformó profundamente. La cercanía de la muerte y la posterior recuperación permitieron que Beck y su familia se reconectaran de maneras que antes parecían imposibles. La amenaza del divorcio se desvaneció, reemplazada por un compromiso renovado y una comprensión más profunda del valor de la vida y de los seres queridos.

La historia de Beck Weathers fue llevada al cine en la película “Everest” y en su libro "Dado por muerto" (REUTERS)
La historia de Beck Weathers fue llevada al cine en la película “Everest” y en su libro “Dado por muerto” (REUTERS) (Navesh Chitrakar/)

Beck Weathers encontró en su resurrección no solo un retorno a la vida, sino una oportunidad para redescubrirse. Su experiencia en el Everest se convirtió en un faro, iluminando los aspectos de la vida que antes había pasado por alto. Publicó su historia en el libro “Dado por muerto”, un testimonio desgarrador y esperanzador de su odisea en la montaña. Junto con su esposa, Peach, compartió las lecciones aprendidas y los profundos cambios que ocurrieron en su relación y en su perspectiva de la vida.

película Everest (2015)
La Película “everest” se estrenó en 2015

La película “Everest”, estrenada en 2015, llevó su historia a la gran pantalla. Aunque Beck admiró la autenticidad de los paisajes y la dramatización de los eventos, sintió que algunos detalles personales no se capturaron completamente. Sin embargo, ver su lucha y su milagrosa recuperación recreada en el cine fue, en cierto modo, liberador. La tragedia del Everest y su increíble supervivencia dejaron una huella imborrable en la historia del alpinismo.

Beck se convirtió en un conferenciante motivacional, compartiendo su historia no solo como un relato de supervivencia, sino como una lección de vida. Sus palabras inspiran a muchos a encontrar esperanza en las adversidades, a valorar lo esencial y a luchar por segundas oportunidades. En sus charlas, invita a las personas a reflexionar sobre sus propias vidas y a buscar el significado en las pequeñas cosas que a menudo pasan desapercibidas.

Beck Weathers Monte Everest

En sus múltiples entrevistas y conferencias, Beck habla con una sinceridad desgarradora sobre la fragilidad de la vida y la fuerza de la voluntad humana. Reflexiona sobre cómo estar al borde de la muerte le otorgó una claridad única, una apreciación por los momentos simples y los vínculos personales que había descuidado durante años. Su experiencia le enseñó que la verdadera riqueza no está en las conquistas externas, sino en las relaciones y en el amor que compartimos con quienes nos rodean.

Después del Everest, Beck volvió a su profesión como patólogo, trabajando en un hospital en Dallas. Encontró en su trabajo una fuente de satisfacción y propósito. A pesar de las limitaciones físicas, se adaptó a su nueva realidad con una determinación inquebrantable. Sus manos, aunque mutiladas, se convirtieron en símbolos de su resistencia y capacidad de adaptación.

Además, Beck retomó una vieja pasión: el vuelo. Influenciado por su padre, quien era piloto, se entrenó para volar aviones comerciales, superando nuevamente las barreras físicas. Aunque dejó de volar hace un año, sigue valorando el sentido de libertad que el cielo le ofrecía.

admin
admin
https://1lockers.net