Back

Uno de los presuntos narcos juzgados en la Audiencia fue denunciado por su madre por utilizar su casa como laboratorio

Uno de los presuntos narcos juzgados estos días en la Audiencia Provincial de Baleares fue denunciado ante la Policía por su propia madre, una mujer de edad muy avanzada, por utilizar su vivienda como laboratorio y punto de venta de droga.

Así lo ha explicado el instructor de las diligencias en el juicio que continuaba este miércoles en la Sección Segunda, después de que una primera sesión en la que reconocieran los hechos la mayor parte de los acusados, diez de un total de 14, dentro de un acuerdo procesal con la Fiscalía.

La trama que juzga la Audiencia estuvo traficando con cocaína, hachís y cannabis entre 2018 y 2019 en Mallorca. El juicio continúa para los procesados que no se adhirieron al acuerdo, entre ellos un hombre de 72 años al que su madre, de edad muy avanzada, denunció por tráfico de drogas en 2017, antes de iniciarse la investigación que ahora examina la Audiencia.

La mujer acudió a dependencias policiales acompañada de otro familiar para informar del presunto tráfico de drogas de su hijo. Explicó que convivía con él y que recibía continuamente pedidos de productos químicos; su hijo le decía que eran para fabricar anabolizantes, pero la Fiscalía sostiene que son sustancias de corte para cocaína.

Además, el hombre mantenía un laboratorio en el ático donde sólo entraba él, según ha referido un agente de Policía este miércoles en el juicio. La anciana señaló también que acudía mucha gente al domicilio preguntando por su hijo, y que en ocasiones la obligaba a entregar ella misma los paquetes.

VÍNCULO CON UN CLAN DOMINICANO DE OTRA INVESTIGACIÓN

La Fiscalía sitúa a este hombre como el nexo común en una de las dos ramas que juzga ahora la Audiencia, como presunto suministrador de sustancia de corte para el resto de implicados. Además, supuestamente también habría proporcionado información de consumidores.

Su nombre figura en el origen de la investigación, derivada de otra actuación previa contra un clan dominicano en el año 2017. En las conversaciones intervenidas en ese otro procedimiento judicial –por lo demás sin conexión con éste– detectaron que uno de los miembros del grupo tenía contactos con este ciudadano español, que supuestamente les suministraba sustancias de corte.

La Policía efectuó requerimientos a empresas de paquetería por los numerosos envíos de sustancias químicas, productos que frecuentemente se utilizan para ser utilizadas para el corte de droga. En enero de 2019 adquirió 100 kilos de un químico que se usa habitualmente para adulterar la cocaína. En el registro practicado unos meses después, los agentes apenas hallaron cantidades residuales de la sustancia.

La investigación también intervino las comunicaciones del sospechoso, lo que hizo aflorar más contactos presumiblemente reveladores de tráfico de drogas, con un lenguaje convenido. Por ejemplo, en una de las llamadas con otro investigado hablan de una oferta de “alfalfa” –según los investigadores se referirían a marihuana– a un precio de 2.800 euros el kilo. “Para ser alfalfa parece un poco caro”, ha comentado un policía.

La Fiscalía pide para este hombre una condena de cuatro años de prisión y multa de 120.000 euros. Para los 14 acusados en total, pedía inicialmente condenas que suman 48 años y medio de cárcel y multas que alcanzan el millón de euros, pero en virtud del acuerdo con las defensas rebajará la petición para los acusados que han confesado.

Se prevé que el juicio concluya este jueves.

admin
admin
https://1lockers.net